Con cosas así se le quitan a uno las ganas de vivir.

¿Qué podemos esperar ya si vivimos en un mundo en el que la “ley” persigue al que destapa infractores en vez de a los propios timadores? Ya no lo digo por Assange, sino por un caso menos conocido. Leer:

Y tras esto… Que digo yo que para que queremos unas leyes inútiles que favorecen a los ricos y joden a los trabajadores. Y digo joden porque las cosas hay que llamarlas por su nombre. Unos trabajan para levantar todo mientras a los que les sobra el dinero se escapan para pagar aún menos impuestos, y no se les castiga como debería. Y llega alguien que destapa muchísimos infractores de la “ley” y encima le persiguen a él.

Es para mear y no echar gota…

Dejar un comentario